Qué es el Skinny packaging y por qué es tendencia

por Soluciones Packaging
Skinny packaging

Si sueles leer nuestro blog o simple y llanamente conoces cómo trabajamos, ya sabrás que tenemos muy pendiente la sostenibilidad en nuestra forma de trabajar. No obstante, la sostenibilidad es una tendencia en el mundo del packaging que llegó para quedarse desde hace tiempo.

Apostar por cuidar más del medio ambiente nos ha permitido evolucionar, con procesos más eficientes, nuevos materiales y otros diseños. Y aquí es donde aparece el Skinny packaging. Si no sabes lo que es y cómo podría ayudarte con tu producto, sigue leyendo.

Frente a esos envases clásicos grandes, voluminosos y llamativos, el skinny packaging, un concepto en el que se busca un envoltorio más ligero y con la materia prima justa y necesaria para ofrecer toda la funcionalidad y protección de siempre pero sin malgastar.

El skinny packaging nos beneficia a todos: medio ambiente, empresas y consumidores. Este concepto se sustenta en varias ideas que todo embalaje diseñado para la sostenibilidad debería cumplir. Así, un skinny packaging ha de ser ligero, compacto, puro y eficiente.

De este modo, reducimos la cantidad de materiales empleados; simplificamos el proceso de elaboración, reduciendo por ejemplo las tintas para que el reciclaje sea más sencillo y efectivo. También está la cuestión del minimalismo, para destacar el valor del producto que esconde. Finalmente, no podemos olvidar una producción más eficiente desde la base que tiene como meta optimizar todos los procesos.

Volviendo al punto de las partes beneficiadas:

  • Para las empresas supone un ahorro en producción y logística, ya que posibilitan un envasado y almacenaje superior, lo que se traduce en obtener más rentabilidad para un mismo espacio. Al emplear menos materiales y simplificar procesos, fabricarlos resulta más barato. La guinda del pastel es que gracias a mejorar la capacidad, es posible disponer de más stock, lo que se traduce en más ventas.
  • Lo anterior reporta de forma directa un beneficio a los consumidores, ya que al ganar en eficiencia es posible mantener los precios mejorando la calidad y comprar productos que cuidan más y mejor del medio ambiente.

Para el medio ambiente las ventajas son claras: menor desperdicio energético en producción y logísitica y también menor consumo de recursos.

Portada | Foto de ready made

Puede que también te guste