La calidad marca la diferencia en tu producto

29 julio of 2019 escrito por

Vivimos en una era de globalización en la que el potencial consumidor dispone de acceso a la información, algo que le permite poder elegir entre buena parte de las opciones del mercado en cuanto a bienes y servicios. ¿Cómo hacer para que tu producto se diferencia de la competencia? Hay muchas estrategias, pero hay una que resulta sencillamente infalible: Dejando que la calidad marque la diferencia en tu producto.

Ahora bien, la calidad es un concepto amplio que engloba el proceso que va desde las fases iniciales de desarrollo de producto hasta más allá del consumo, incluyendo la fase de gestión de residuos.  Así, en la calidad se tienen en cuenta aspectos como el I+D+i o la elección de materias primas, buscando aquellos proveedores que apuesten por la trazabilidad y la sostenibilidad y, en caso de que no sea posible, una gestión eficiente de residuos y/o una minimización en su generación.

En lo referente a la fabricación, es importante seguir manteniendo la sostenibilidad y la trazabilidad, de modo que se optimice el uso de recursos y se haga un uso responsable, velando también por el bienestar de los trabajadores y el entorno en el que se ubica la empresa. En esta fase, las mejoras continuas son fundamentales para lograr la calidad y la excelencia. En este sentido, las empresas RSE constituyen una apuesta segura.

Avanzamos en la fase de producción hasta alcanzar aspectos como el packaging, logística y distribución. Aquí entran en escena empresas externas que han de compartir los mismos principios de la calidad.

Porque no basta con que un producto esté hecho siguiendo los estándares más altos de calidad, también debe transmitirlo.

Termoconformado

Anterior:

Termoconformado, el arte de dar forma al plástico

Te recomendamos...

Escribe tu comentario