¿Conoces la Ley de Etiquetado de Alimentos?

08 marzo of 2016 escrito por

El packaging, además de para proteger el producto, o para transmitir la imagen de marca o los valores de una determinada firma o producto, tambien debe servir para dar información al consumidor/cliente. Una información que es especialmente importante en los productos alimenticios, y que cada vez es más demandada por los consumidores, que quieren saber qué comen, dónde ha sido producido el producto que van a meter en la cesta de la compra, o los ingredientes que lleva el artículo que se comerá su familia en unas horas.

Realmente, hace unos años, nadie se planteaba mirar la composición de los alimentos, pero en la actualidad, el mirar las etiquetas para comprobar ciertos datos es parte de la rutina de un amplio porcentaje de los consumidores, que desean saber si el produto que se van a llevar a su casa ha sido producido respetando el medio ambiente, utilizando métodos ecológicos, o si es un alimento con gluten, por poner unos ejemplos.

De hecho, cada día estamos más concienciados con lo que comemos, y de ahí la importancia que el packaging incluya toda la información demandada por los consumidores. Precisamente, para garantizar esa demanda de información y garantizar la transparencia, en España existe una Ley sobre el Etiquetado de Alimentos, que entró en vigor en diciembre del 20014, y en la que se incluyeron una serie de modificaciones sobre la ley vigente hasta ese momento.

Etiquetado de alimentos

Mediante este ley, las autoridades españoles pretendieron unificar todas las normativas que existían sobre estas materias, a la par que regular con detalle el etiquetado de los alimentos, facilitando su lectura y compresión por parte de los consumidores para garantizar su correcta protección.

De esta manera, y gracias a las medidas recogidas en la Ley de Etiquetado de Alimentos, se trata de evitar las prácticas engañosas por parte de las empresas para que el consumidor pueda elegir, tras leer toda la información disponible en la etiqueta, el producto de forma libre y sin artimañas, llevándose a su casa el artículo que mejor se ajusta a sus necesidades alimenticias y de salud.

Entre la información a recoger en las etiquetas de los alimentos, destacan aspectos como los ingredientes y su composición, la información nutricional incluyendo la información necesaria para consumidores con necesidades dietéticas especiales, el origen del producto, los efectos sobre la salud, alérgenos, almacenamiento y uso seguro…  Todo ello en una letra clara y legible.  Información que todo consumidor debe tener en su mano para decidir con criterio qué producto o marca quiere meter al carro de la compra.

 

 

 

Siguiente:

Ventajas del etiquetado de productos alimenticios

Te recomendamos...

Escribe tu comentario